• Inicio
  • Blog
  • 7 simples reglas para un nuevo estilo en el reclutamiento

7 simples reglas para un nuevo estilo en el reclutamiento

7 simples reglas para un nuevo estilo en el reclutamiento

"Una de las frases más peligrosas, aunque la solamos utilizar con frecuencia es "siempre lo he hecho de esta manera."

A medida que los avances tecnológicos y las formas en que la gente accede y se llega a comprometer con el contenido online cambia, también lo deben hacer aquellos sectores en los que el éxito depende de la capacidad de relacionarse y comunicarse de forma efectiva con las personas.

Y esto incluye el reclutamiento y selección de personal.

Publicar y quedarse esperando a que te entren candidatos está pasado de moda. Los correos electrónicos impersonales ya no se llevan. Los candidatos de hoy día quieren más, y si los reclutadores quieren quedarse con el mejor talento, tendrán que respetar las reglas de juego: las reglas de la nueva contratación.

1. Prioriza a los candidatos que ya tienes

El 61% de los solicitantes de empleo se definen a sí mismos como "candidatos pasivos", lo que significa que tienen trabajo, pero están abiertos a nuevas oportunidades. Dado que esta sería la mayor parte del público que busca empleo, el caso de las empresas que llevan a cabo un reclutamiento basado en el contenido que generan y en los datos que les entran a través de éste, supone un enfoque de contratación más fuerte que nunca.

2. Reconoce que el contenido que generas puede ser lo más importante

Si los candidatos que te van llegando conllevan una nueva experiencia en el reclutamiento, el marketing de la contratación es el mecanismo con el que se alcanza esta experiencia y la base de este mecanismo es el contenido. El contenido es el método por el que la marca empleadora se comunica, información que es clave para crear una experiencia positiva en los candidatos y desde el primer momento de contacto. El contenido, cuando se investiga, planea, ejecuta y entrega correctamente, puede marcar la diferencia en la capacidad de tu empresa para atraer, captar, y desarrollar a los mejores talentos. Cuanto antes te des cuenta de ello y aproveches el potencial que tiene, más logrado estará.

3. Coloca al candidato primero

Los candidatos cualificados saben que están muy demandados hoy en día. Pueden elegir y seleccionar los trabajos a los que quieren incorporarse y a las empresas con las que se comprometen. Si tu empresa tiene previsto la contratación y retención de empleados de un nivel alto, tendrás que ser inteligente y dar prioridad a atraer la experiencia de esos candidatos de primera clase -teniendo muy en cuenta tus publicaciones y la forma en que se estructuran y realizan las entrevistas, así como las medidas que tu empresa lleva a cabo para supervisar y asegurar el bienestar de los empleados con los que ya cuentas. Mantén informados a los candidatos, y bien enganchado al talento que ya trabaja para tu empresa, para poder seguir en el camino correcto.

4. Colabora

Conforme la contratación se va basando más y más en la plantilla con la que ya cuentas, emplear las técnicas y enfoques tradicionalmente asociadas con las ventas y el marketing, hace que los técnicos de reclutamiento tengan dos opciones: incluir enfoques mercantiles para tu reclutamiento haciendo un curso o dos. O bien, contar con la ayuda de tu propia empresa y de los expertos en marketing y comunicación que te ayuden en la creación de contenidos y nuevas formas de llegar, conectar y entender las necesidades de un público más objetivo. La belleza de la colaboración es que también permite una alineación de la voz y los mensajes a través de la empresa, los productos y el empleo generado por la marca, de manera que tanto la empresa como el cliente y candidatos puedan ganar.

5. Deléitate con los datos

El 77% de los reclutadores son más eficientes y eficaces cuando entien... La comprensión de la reserva de talento significa chequear los datos más minuciosos para entender quiénes son tus candidatos y con qué tipo de contenido se identifican. El reclutamiento que se basa en los datos tiende a estar más orientado, conllevando una mayor tasa de conversión de candidatos, una mejor calidad de éstos al formar parte de un proceso, haciendo que éste sea más rápido y efectivo por regla general.

6. Invierta en tu marca empleadora

Una fuerte marca de empleador tiene tantas probabilidades de tenerse en cuenta por parte de un futuro empleado como la marca de la empresa en sí misma. Puede que no sorprenda entonces que, como la carrera por el talento crece cada vez más, las empresas hayan optado por fortalecer sus marcas empleadoras. ¿Qué significa esto? Significa que tomar el tiempo para definir y comunicar a los empleados todas las cosas que hacen de tu compañía un excelente lugar para trabajar -y esto tanto para los trabajadores existentes como futuros.- Esto no sólo fortalecerá tu marca empleadora, sino que aumentará la probabilidad de que los candidatos consideren siempre los puestos de tu empresa, teniendo una fuerte marca, que incluya un mensaje claramente definido y coherente, lo que impulsará la participación de candidatos de la mejor calidad en tus ofertas de empleo.

7. No te deshagas de los candidatos que te vayan llegando

Sólo porque te centres en la plantilla con la que cuentes, no quiere decir que debas abandonar tus demás actividades para dar con gente con la que aún no cuentas. Los correos electrónicos y llamadas telefónicas a los candidatos, por ejemplo, son dos de las actividades que pueden llevarse a cabo para "alimentar" cada etapa del proceso de contratación. Lo que cambia, sin embargo, es que cuando se tienen en cuenta los procesos que le van entrando a la empresa, estos correos y llamadas se envían partiendo de cierto interés por parte del candidato en cuestión. El contenido facilita la primera interacción entre el candidato y el empresario. De hecho, muchas veces el contenido es la forma en la que la empresa pide permiso al candidato para formar parte de su base de datos. Cuando se realiza un seguimiento, una llamada o se envía un correo electrónico, se le está dando la bienvenida a las personas, a través de un medio muy eficaz, para interesarse por nuestra empresa. Lo que conlleva un enorme beneficio para ambas partes.